Dzogchen

Dzogchen, de acuerdo con la escuela Ñingmapa (rnying ma pa) de Budismo tibetano y la tradición Bön, es el estado primordial y condición natural de todo ser viviente, incluyendo cada ser humano.

En cuanto enseñanza, Dzogchen o Gran perfección es la enseñanza y el método para descubrir dicho estado primordial y dicha condición natural. Tanto la escuela budista Ñingmapa como la tradición Bön consideran a esta enseñanza y método como su enseñanza central y más importante, y como el sendero supremo y definitivo para obtener el Despertar o Iluminación.1 Las enseñanzas de la escuela Madhyamaka sobre la vacuidad (shunyata), que muchas tradidiones consideran como las más elevadas del Mahayana, son minuciosamente compatibles con Dzogchen.2 Sin embargo, para la enseñanza Dzogchén la vacuidad es sólo uno de los aspectos de la realidad fundamental, conocido como katak (ka dag), mientras que el otro es la perfección espontánea o lhundrub (lhun grub).3

Nuestra naturaleza última es conciencia primordial, pura y que todo lo abarca. Esta conciencia intrínseca no tiene forma ni es perceptible, experimentable o expresable en ninguna forma física. Es, sin verse afectada por ninguna forma en un camino único y permanente. La analogía que dan los maestros Dzogchen es que la naturaleza es como un espejo que refleja con total claridad y nitidez pero al que no afectan los reflejos, o como una bola de cristal que toma el color del material donde se coloca sin cambiar ella misma en ningún momento de color.

Otras frases evocadoras utilizadas por los maestros la describen como un fulgor o que todo lo llena, o como un espacio que está vacío. Cuando un individuo es capaz de mantener el estado de rdzogs chen continuadamente, no experimenta dukkha o sentimientos de tensión, ansiedad o tristeza en su vida diaria.

El símbolo polisémico y herramienta de enseñanza del Dzogchen es el Gankyil.

Wikipedia

Namasté.